Krispy Kreme le obsequió 500 docenas de donas a Jayson Gonzalez, un joven que revendía productos de la empresa para que pueda continuar con su negocio.

Jayson viajaba de Minnesota a Iowa para revender estos productos y su historia de volvió viral en redes sociales, pues utiliza el dinero para pagar los gastos de su carrera.

En una entrevista con Associated Press, el estudiante relató que recorre más de 430 kilómetros en su carro para comprar hasta 100 cajas de donas y entregarlas a sus clientes de St. Paul, Minnesota.

Gonzalez vende cada docena entre 17 y 20 dólares (325 y 382 pesos) en su ciudad natal, lugar en el que Krispy Kreme dejó de comercializar sus productos.

Al principio, la organización mencionó que esto representaba un “riesgo”, pero, luego de que la historia se volviera viral, la compañía cambió de opinión.

A través de un comunicado, la empresa aclaró que comenzará a ayudar al joven para pueda seguir costeando sus estudios en la Universidad Estatal Metropolitana.