El presidente Andrés Manuel López Obrador, ofreció a los gobernadores una comida en Palacio Nacional para expresarles su deseo de que continúen trabajando de manera conjunta en todos los temas de la agenda pública.

El menú del encuentro estuvo conformado por croqueta de pejelagarto, tamal de chipilín, cordero en salsa, agua de matalí y chocolate amargo.

A decir de los gobernadores de Guanajuato, Diego Sinhue, y de Jalisco, Enrique Alfaro, fue una comida muy buena y la reunión fue de cortesía, sin agenda específica.