El pleno del Senado de Estados Unidos aprobó, con 89 votos a favor y 10 en contra, el tratado comercial con Canadá y México (T-MEC), lo que da una victoria al presidente Donald Trump, en medio del proceso de destitución al que se enfrenta.

Dicho acuerdo reemplazará al TLCAN, implementado hace 25 años y al cual Trump y muchos legisladores responsabilizan de haber provocado que las empresas mudaran empleos manufactureros de Estados Unidos a México.

Ahora, sólo falta esperar la ratificación de Canadá, misma que según el embajador de México en ese país, Juan José Gómez Camacho, se realizará hasta abril, esto, por cuestiones de procedimiento legislativo.

El nuevo tratado incluye cláusulas diseñadas para enviar de regreso los empleos de manufactura a Estados Unidos. Por ejemplo, requiere que de 40 a 45 por ciento de los automóviles sean fabricados en países que paguen a los trabajadores por lo menos 16 dólares la hora, es decir, en Estados Unidos y Canadá, no en México.