En Castaños, Coahuila, un pequeño oso de 4 meses bajó a tomar agua y a buscar algo de comida debido a la sequía a la que se somete su hábitat, sin embargo, el animal se encontró con un grupo de pobladores. Lo marraron, lo apalearon, jalaron y asfixiaron con cuerdas en presencia de la Policía Municipal, la cual, no hizo nada por detenerlos.

La osezna pertenece a la especie de oso negro la cual, está contemplada en la Legislación Mexicana bajo la categoría de: «En Peligro de Extinción».

Para esto, la Profepa informó que se presentará una denuncia penal contra quien o quienes resulten responsables por los hechos que pueden determinarse como delitos contra la biodiversidad.

marzo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *