El pequeño corrió hacia las escaleras luego de que su abuela se detuviera en un control de seguridad.

Por fortuna un atento guardia de seguridad brincó el barandal que divide la zona entre las escaleras y un pasillo para evitar que este siguiera caminando.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *