El concierto más esperado del año, el de Bad Bunny en el estadio Azteca, comenzó a presentar problemas desde muy temprano, pues le fue negado el acceso a miles de asistentes por supuestamente poseer boletos clonados.

Los asistentes culpan a Ticketmaster por revender boletos, incluso la Profeco hizo un llamado a realizar una denuncia colectiva para que todos quienes fueron afectados se sumen y pueda haber solución con sus problemas.

Ticketmaster salió a ofrecer disculpas, argumentando que todo se había salido de control debido a la gran cantidad de boletos falsos o clonados que fueron detectados, por esa razón, también le negaron el acceso a boletos que no estaban repetidos, por simple prevención.

Pero esta acción, se dejó a miles de fanáticos afuera el Estadio Azteca y se vio medio vacío, la cantidad en pesos por este suceso suma millones de pesos.

marzo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *